Consejos para agilizar la revisión y corrección de textos

Consejos para agilizar la revisión y corrección de textos
Seamos honestos, la tarea de corregir textos no es la más atractiva, sobre todo cuando se trata de nuestros propios textos y estos están compuestos por decenas de páginas. De hecho, uno de los obstáculos con los que nos topamos todos los profesionales, es con la falta de inspiración, o incluso el exceso de la misma.
Cuando nos falta la inspiración no podemos encontrar la forma adecuada de plasmar nuestras ideas en palabras, y cuando nos sobra la inspiración no podemos decir cuál es la mejor forma de decir o expresar tal o cual idea.
Estas dos situaciones afectan directamente al momento en el que tenemos que revisar y corregir un texto y al mismo tiempo, el hecho de estar inmersos en un mismo tema por un tiempo prolongado hace que la tarea se vuelva más complicada.
Revisar y corregir textos tampoco es una oportunidad para re-escribirlos, en realidad la primera directriz debería ser escribe tu texto lo mejor posible a la primera, de esta forma evitarás tener que hacer múltiples correcciones.
La realidad es que tampoco todos somos excelentes escritores, por eso mismo aquí tenemos algunas directrices que creemos que son básicos para agilizar el proceso, esperamos que te sean de utilidad.

1. Planea y tómate tu tiempo               
Revisar un texto bajo presión te servirá de poco o nada. Así que lo primero que debes hacer, incluso antes de escribir el texto, es hacer un plan que contemple el tiempo de revisión, mismo que debe ir acorde a la longitud del texto. Te aconsejamos que hagas la revisión un día después de haber escrito el texto, esto te ayudará a despejar tu mente y olvidarte un poco del tema, lo cual te dará también nuevas ideas.

2. No te obsesiones                  
Entre más veces lees el mismo texto te puedes encontrar con dos situaciones. Estas son, que cada vez que lo leas se vuelva más familiar o totalmente lo contrario, cada vez que lo leas suene más extraño o incorrecto. Por eso mismo es importante darse tiempo para despejar la mente y revisar el texto sin prejuicios.

3. Concéntrate de una vez por todas   
Esta es sugerencia bastante obvia, pero a pesar de su obviedad tendemos a olvidarla. Si vas a revisar un texto, propio o ajeno, lo mejor es que apagues el móvil, la tv, el ordenador y todo lo que te pueda distraer.
Crea en tu conciencia la modalidad “Revisión de texto” y enfócate en la lectura. Nada hará más fácil la labor que tu completa atención. Recuerda que entre más lees un texto más difícil es corregirlo, ya que te vuelves más familiar con el mismo y cosas que te pueden sonar extrañas al principio terminan sonando totalmente normales después de una par de lecturas.

4. Imprímelo                              
Sí, el ordenador es una gran herramienta, también lo son las Kindle (e-reader), pero ambos son también grandes distractores. Tener un texto físicamente en tus manos agiliza el proceso de revisión, ya que no te perderás entre los saltos de página del ordenador, ni cansarás tu vista con el reflejo y luminosidad de una pantalla, además podrás realizar notas directamente sobre el papel.
Por supuesto, el hecho de imprimir un texto para su revisión, implica que después deberás llevar a cabo las correcciones pertinentes, sin embargo resulta más práctico que realizar las correcciones directamente y al momento. Por cierto, utiliza papel reciclado.

5. Identifica errores previos o comunes 
Cuando estás auto corrigiendo tus textos ya sabes de antemano qué cosas son en las que normalmente fallas, por ejemplo, ortografía, estilo, coherencia, etcétera. De tal forma, debes tener presente dichas fallas para evitarlas o corregirlas sin invertir demasiado tiempo.

 

6. Ten las reglas gramaticales a la mano       
Evidentemente justo después de haber terminado un texto, lo primero que debes hacer es pasarlo por el corrector ortográfico, si por alguna razón no cuentas con uno en tu ordenador, utiliza las herramientas online a tu alcance. Google drive te da la posibilidad de crear documentos de texto en línea, mismos que cuentan con revisión ortográfica automática, así que no tienes excusa.
Una vez hecho lo anterior, podrás enfocarte en la revisión del estilo, la correcta posición de los signos de puntuación y la fluidez del texto.

 

7. Contrata los servicios de un experto

Si se trata de una tesis, White Paper (White Paper es un documento informativo y promocional que puede formar parte de las comunicaciones de marketing sobre un producto o servicio) o un documento oficial, lo mejor es que contrates los servicios de un experto para obtener los mejores resultados. En twago puedes encontrar cientos de expertos dispuestos a darte un presupuesto y revisar tu texto incluso el mismo día.

Nota Final
Revisar y corregir tus propios textos puede ser tedioso, sin embargo es una labor que tienes que realizar y con la cual es mejor familiarizarse, sobre todo si tu profesión implica la elaboración constante de textos. No dejes que tu ideas se pierdan en el papel por no saber interpretarlas en palabras y tampoco permitas que se vean opacadas por faltas ortográficas o gramaticales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *